Los Huérfanos del Poopó

Cuentos de un lago desaparecido
La desaparición progresiva del lago Poopó (que fuera el se­gundo lago más grande de Bolivia) en las dos últimas déca­das no sólo es otro desastre ecológico. Su reducción gradual ha tenido graves repercusiones en el clima regional, la agri­cultura y las economías locales, así como también en las po­blaciones. En muchos sentidos, su destino es una metáfora de nuestras actitudes hacia el medio ambiente y el conflicto entre los seres humanos y la naturaleza. Esta selección de fotografías de Émilien BUFFARD, acompañadas por las ilustracio­nes de Angie STRAPPA, es un intento de dar cuenta de ello y abonar la reflexión que, como habitantes de este planeta, nuestro único hogar, necesitamos seguir profundizando.
El trabajo documental que se ofrece en la muestra visual ex­plora el legado de los huérfanos del Poopó. Pueblos abando­nados. Migración forzada. Barcos atacados por el tiempo. Pá­jaros que ya no vienen más. El reflejo de sus habitantes que ya se desvanece.
En el afán de retener lo que está destinado a desaparecer, de eludir la ausencia, de movilizar la fotografía en una imaginación que traiga otra vez lo que se ha ido, los autores de esta crónica visual han intentado convertir en imágenes la poesía de las palabras. De los testimonios de René, antiguo pescador del lago Poopó, que no renuncia a sus recuerdos al enfrentar el desafío de inclinarse ante una realidad que lo confronta a aceptar una nueva vida de aislamiento, el de un individuo que está separado por la fuerza de su entorno habitual.
Estas imágenes, hechas ficción en blanco y negro, que quieren llenar un vacío dejado por la desaparición del lago, ofrecen una reseña de las vidas sobre el Poopó, explorando al mismo tiempo la ilusión, la oposición y la ausencia. La costa que se aleja continuamente, la vegeta­ción que desaparece y la fauna que huye dejan atrás un de­sierto de arena y sal que refleja los recuerdos de los pescado­res, de una belleza trágica difícil de eludir. Un día, este lago en el que nacieron existirá sólo en sus memorias, como un lugar irreal.