Sport Friendly

¡La cancha de la diversidad!
(Proyecto en desarrollo)
La cancha deportiva juega un rol fundamental en la sociedad mundial contemporánea. Es un espacio público que siempre se ha vivido como un vector de experiencias sociales, tratando de mantener un lugar donde la gente pueda reunirse, jugar, superarse, aprender. Espacios recreativos o profesionales, para generar nuevas relaciones, situaciones y oportunidades de interacciones culturales y sociales, pero que todavía está plagado de múltiples desafíos y preocupaciones que les jugadores profesionales y aficionades enfrentan hoy en día: el racismo, el sexismo, la homofobia, la transfobia. El deporte no es más que un espejo de lo que la sociedad produce.
Cuestiones fundamentales que han llevado a la aparición en los últimos años de nuevos espacios de encuentro y reconocimiento mutuo, como campo de experimentación, juego y celebración. Colectivos “Sport friendly” que buscan redefinir los valores clásicos del deporte; para la gran mayoría de sus miembros, se trata de un acto militante.
El fundamento mismo de estas agrupaciones deportivas LGBTTTIQ+ es permitir que sus miembros practiquen el deporte en un ambiente solidario, sin comentarios homofóbicos y sin discriminación. Muy a menudo, les jugadores primero recogen dinero entre elles para comprar las primeras pelotas y el equipamiento. A veces, algunos sponsors públicos y privados proporcionan a estos equipos recursos y material que les permiten continuar sus entrenamientos. Ocasionalmente, el gobierno local brinda apoyo y ofrece las primeras camisetas. Algunos equipos se forman con fines competitivos, mientras que otros reúnen a personas que vienen a divertirse, pero también a ejercitarse, o bien a conocer gente y disfrutar. Todas estas personas conviven. Independientemente de su orientación o identidad sexual, género o condición física. Aquí, cada une tiene un lugar.
Permitir a todes practicar deporte en las mejores condiciones, sin temor a unirse a un equipo por miedo a tener que enfrentarse a comentarios, o simplemente ser testigos de malas bromas. En Argentina, como en el resto del mundo, evidenciar su homosexualidad o diferencia en el deporte sigue siendo un tabú, más aún en las disciplinas colectivas masculinas. El mundo de mañana está destinado a ser un mundo de diversidad. Los colectivos deportivos LGBTTTIQ+ se están multiplicando, jugando el juego de la emancipación. La idea es, por lo tanto, enviar un fuerte mensaje, descompartimentar la práctica del deporte e intervenir ante los más jóvenes y los no tan jóvenes para cambiar las mentalidades.
Una tarea del día a día que va más allá de simplemente ponerse la camiseta. Visibilisar las problemáticas del colectivo de la diversidad sexual generando debate y discusión a través del deporte. A través de encuentros, torneos, participación en acciones de sensibilización, y movilizando las redes sociales mediante publicaciones y fotos de estos eventos.
Equipos mixtos que permiten a sus jugadores crecer, tanto humanamente como deportivamente. Y a que la sociedad se abra a las cuestiones colectivas que siempre han estado presentes pero que todavía están demasiado aisladas, marcando un horizonte de compromiso social ante el problema de la discriminación y la violencia en el deporte.
error: Content is protected.